jueves, 29 de octubre de 2015

La garrapata habitante distinguido de Chilpancingo.


garrapat.jpg
Foto de la wikipedia.





Como que sí  los funcionarios de gobierno de todos los niveles y poderes no fueran suficiente parasitismo de la ciudad. Desde un tiempo para acá ahora se está intensificando otro; que ya era, pero que antes no de tanta preocupación.
Y probablemente yo debería quedar callado, dado  que este mal de manera lateral me beneficia.
Pues bien ahora les hablaré de un ácaro de tamaño insignificante pero que tiene una capacidad destructiva e invasiva enorme. El Ixodoidea mejor conocida como garrapata y a su macho, que muchos confunden con otra especie, la conchuda y sus larvas los pinolillos.
Chilpancingo en un tiempo remoto fue un páramo con bosques, aunque no lo crean, que  se duda porque aquí somos dados a creer sólo lo que nos cuentan y como nadie vive trescientos años, mucho menos más tiempo, por lo que ya no puede estar vivo alguien que  nos cuente; así que  por lo mismo no lo creerán. Aquí en Chilpancingo crean o no era lugar de muchas especies de animales salvajes que ahora ya no existen y los que lograron sobrevivir lo hacen a salto de mata por miedo a ser liquidados por el peor depredador del mundo el  homo sapiens.
Pero poco a poco esos animales silvestres que les mencioné fueron desplazados por los domésticos, así fue que los habitantes de la región trajeron vacas, chivos, marranos, gallinas, etc. estos etcéteras son algo raros pero había también.
Pero la población, y duro con la población Edgar, pues así es, estos habitantes deseosos del progreso se deshicieron también de los animales domésticos mencionados.  Entonces surgió el famoso amigo del hombre el perro, que ya había en el lugar del que estamos hablando pero como animales de trabajo, como los burros y los caballos que también abundaban.
Pero la modernidad progresiva de estos ciudadanos entusiasmados por gobiernos consecuentes y corruptos permitieron cosas que ahora inician a dar problemas que pueden agravarse causando males a la población.
Resulta que el animalito en cuestión o sea el primero que mencioné, la garrapata, era y es inquilino de todos los animales que tienen sangre, casualmente; sí lo ignora les diré que se alimenta de ese elemento y lo requiere para su reproducción; cuando digo reproducción no crean que se anda con anticonceptivos y condones, estos le entran duro al sexo con el único propósito de reproducirse. Del acto llegan a tener hasta tres mil crías por hembra. Que en un paraje natural no sería gran problema dado que ellas también serían alimento de multitud de otros animales salvajes de los que antes había en gran cantidad.
Pero hablemos de un solo caso y de como la acción humana permite la proliferación de la garrapata; además es su gran aliado sin proponérselo, porque casualmente la detesta e intenta, a gran costo, erradicarla sin resultado. Esto último también no es una casualidad sino que un gran negocio para los mismos que siempre están ingeniando métodos para vivir del fruto del trabajo de los demás.
pues bien el hombre o sea el humano, para que se incluyan todos los sexos y géneros, primero desplazó a los animales salvajes, después a los domésticos a excepción del perro, posteriormente destruye el paisaje tumbando àrboles y poniendo cemento en los baldíos después. Les diré que el principal devorador de garrapatas son las aves, pero saben ustedes que éstas criaturas voladoras no le gustan a los perros y cuando se les acercan a comer garrapatas los perros las matan no pudiendo quitarle garrapata alguna. Además como hay pocos àrboles, ya que los cortaron los habitantes porque argumentan que ensucian, además de que les dan miedo porque se pueden caer con el viento de las tormentas o pueden atraer rayos, dicen que sus raíces dañar los cimientos de las fincas, así que dejan a los pájaros sin refugio, ellos volaron a mejores rumbos y nos dejaron con nuestras garrapatas. Los insecticidas, que en el caso de garrapatas deberían llamarse acaricidas pero también les dicen garrapaticidas,  igualmente matan algunas garrapatas pero también otros insectos que devoran garrapatas; las arañas, ciempiés, etc. Los lagartos y geckos comen garrapatas pero, ¿saben qué?, huy que miedo mejor los matamos. Así con multitud de reptiles no venenosos y anfibios que también devoran ácaros.
Así pues no se queje, compre màs perros y viva emperrado a su gusto y con sus garrapatas, no existe solución y quien le diga que sí, solamente se quiere quedar con su dinero.
Bueno para que no se sientan mal les diré que sí pueden hacer algunas cosas, la más efectiva es no tener perros, pero sí su necedad es virtud, entonces tiene que revisar todos los días al perro para eliminar los ácaros en su piel, quémese después. Recuerde una sola hembra viva suelta después del sexo, dejará otras tres mil garrapatas…

En el cartel al inició se menciona como huéspedes a los mamíferos, pero igual hay garrapatas que parasitan aves y reptiles. Para aquellos que no les gusta comparar al humano con animales, este también es comida de las garrapatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario