sábado, 4 de mayo de 2013

¡Unidos!


Pintura de Ömer Muz
Puedo cerrar mis ojos para imaginar que nada sucede,
pero al abrirlos sabré que me engañé.
puedo taparme los oídos para no oír los lamentos,
pero después se oirán más tristes;
o el silencio será insoportable;
terriblemente lúgubre.
puedo callar para no molestar a los del poder,
pero tengo con qué expresarme y lo haré.
Se que algunos prefieren lo contrario
porque creen que salen beneficiados,
pero se equivocan: todos perdemos;
incluso aquellos que intentan cegarnos,
ensordecernos y callarnos.
También aquellos que se inclinan servilmente
ante el tirano, ante el explotador, ante el asesino.
Sólo es cuestión de tiempo
para que el silencio, la sordera y la ceguera
termine por arruinarnos a todos.
Solamente unidos con los sentidos abiertos
en contra de quien oprime;
saldremos de este momento de opresión
de incertidumbre, de dolor, de muerte.
De estos días de falsas ilusiones de
esperanzas virtuales, de alegrías mediáticas.
Aquellos que acusan al disidente de malvado,
son precisamente ellos los terroristas, destructores, criminales, sediciosos.
No debemos caer en el encanto de su argucia.
Sobre ellos: ¡Unidos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario